No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. Oscar Wilde

martes, 19 de junio de 2012

SUERTE


        Rosa está en el andén número trece. Llega el tren. Para, se abren las puertas. Corre, mira, una, otra, otra... No ha llegado. La gente desaparece. La tocan en el hombro con suavidad. Se gira, una gran sonrisa borra una lágrima peregrina. Esta vez sí ha llegado. No habrá más días grises; las tonalidades de las mañanas y las tardes reunirán las palabras con los gestos, las caricias con los besos y los platos de la cocina tendrán el color del cielo, como las mejores comidas jamás probadas. Del último vagón descendió Roberto. Esta vez, la suerte llegó.


...Mañana llegará el verano

13 comentarios:

  1. Un hermoso reencuentro.
    (Creía que había dejado ya un comentario)

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Cabopá, los reencuentros con los seres queridos siempre son un toque que la fortuna nos regala. Ojalá fueran eternos a nuestro lado.

    Bessets.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso Cabopá y curiosamente escribí algo similar, sobre un encuentro así de interior. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Llega el verano y empiezan los viajes, las visitas, los reencuentros.
    Un texto muy bello.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cúanto me han gustado siempre los viajes!
    Las esperas, las maletas, el ritual de los hoteles y los encuentros...
    Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  6. Los trenes y las estaciones tienen un no sé qué de historias entrecruzadas, de vidas encontradas y perdidas, de relatos fugaces que desaparecen por momentos... quedando una estela que nunca se borra. ¿Quién será Roberto? No lo sé, quizás una metáfora del encuentro.
    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Hay un concurso que organiza Renfe, y que trata sobre estas idas y venidas en las estaciones y en los trenes. Creo que podrías crear una historia muy bella a partir de tu entrada de hoy. Recordaré cuando salga el concurso (¿setiembre?) y te avisaré Cabopá.

    El verano trae viajes de ida hacia otros destinos. Lo importante, siempre, es volver...

    Un besote ;)

    ResponderEliminar
  8. Que emocionante ;)

    Feliz verano

    ResponderEliminar
  9. Bonito, muy bonito, Cabopá. Y poético.
    Sí, la suerte, nuestra inmensa suerte son las personas que queremos y nos quieren. Todo lo demás es humo.

    ¿Por qué me gustarán tanto todos los relatos donde aparece un tren? Alguna vivencia de infancia, seguro, de esas que no se recuerdan.

    Un abrazo con mis deseos de que tu horizonte se tiña pronto de azul, el color del mar, el color del verano.

    ResponderEliminar
  10. Por fin llego a tu bitácora!!!!
    Y qué gran suerte la mía, llego para leer un micro tierno y optimista.
    Si no te molesta, continuaré visitándote.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  11. Pienso que en ese tren voy yo , y tu sales a mi encuentro cuando se dará esto.

    ResponderEliminar
  12. Es, desde luego, una suerte para los dos: Rosa y Roberto; un modo genial de empezar el verano, en compañía.
    Un beso, Luisa

    ResponderEliminar
  13. Un hermoso reencuentro.

    Besitos

    ResponderEliminar