No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. Oscar Wilde

viernes, 28 de diciembre de 2012

UN VENDAVAL INOCENTE

Como el humor anda más ausente de los habitual, es decir, muy ausente, hemos decidido convocar otro vendaval de microrrelatos [...]  Escuela de Fantasía 

DESMITIFICACIÓN
Penélope estuvo tejiendo veinte años manteles, tapetes, jerséis y bufandas, mientras que Telémaco correteaba por  el jardín de la casa.
Cuando Ulises volvió de su periplo guerrero se fundieron en un gran abrazo. Otra vez juntos, pero la dicha duró poco. Penélope se había sentido abandonada y con gesto airado  le increpó:
         -Hace tanto tiempo que no recibo caudal que ni para lana tengo.  
         -Amada mía  ordené para ti madreperlas, coral y perfumes.
         -¡De qué me valen tus pomposos regalos!
         - Daremos fiestas en palacio, podrás lucirlos.
         -No querido Ulises, lee este pliego y entenderás el precio de tu Odisea.
Los pretendientes abajo firmantes y constituidos en el primer Banco de Ítaca, habiendo sido despechados continuamente por la paciente y fiel Penélope, proceden al embargo inmediato del palacio el día que llegue Ulises. Al no haber sido correspondidos en sus demandas.
En Palacio las criadas y los pretendientes reían. Penélope y Ulises lloraban sin consuelo en busca de otra Ítaca.

Podéis reír o llorar
Esta ha sido mi aportación

11 comentarios:

  1. ¡El primer desahucio de la historia!
    Muy bueno, Cabopá.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico Cabopá, muy bueno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Jejeje qué malaaaa!!! Mira que desahuciar a la pobre Penélope.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. ¡Genial, Banco de Ítaca!!!juazz Una versión de lo más actual. Y Ulises con esos regalos... ay! Mi nona decía "Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía."
    Me encantó, Cabopá. Es muy original. Besazo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Que bueno! es original y divertido. Yo tenía otra versión, en la que Penélopè era sorda. Ulises le pidió que lo espere tejiendo, al volver y encontrarla como la encontró le espetó; "-Sorda, ¿que entendiste?... te dije TEJIENDO"
    Un abrazo amiga, ahora entiendo lo de acelga, no tenia noticias hasta que Sandra me puso al tanto, haremos un buen equipo, no lo dudes.
    Un abrazo y muy feliz año.
    Luis.

    ResponderEliminar
  6. Les está muy bien. A Ulises por abandono del negocio, y a Penélope por poca productividad, porque lo que hacía por el día lo deshacía en el turno de noche.

    ResponderEliminar
  7. Cabopá, un giro con mucho humor de la historia de Ulises, y creo que me quedo con este.

    Me alegro leerte en la página del Vendaval celebrando "Los Santos Inocentes".

    ¡Feliz 2013!

    Bessets.

    ResponderEliminar
  8. Qué mala, malosa!!!!


    Felices días.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bueno, Cabopá! Yo he llorado de la risa. :-)

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, yo desde luego opto por reír...Un final novedoso para La Odisea. Si Homero levantara la cabeza...
    Un besico

    ResponderEliminar
  11. Estos de Bankia es que son insaciables y están por todas partes, hasta en el queso "feta".
    Un saludo.

    ResponderEliminar