No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. Oscar Wilde

jueves, 29 de octubre de 2015

TRAMPANTOJO

Trampantojo:
 Ilusión, trampa, enredo o artificio con que se engaña a uno haciéndole ver lo que no es.
En francés -trompe-l'œil, «engaña el ojo»

¡Qué pereza cambiar la hora!, 
Madrugar de día y arrastrar la noche, pasear las tardes y soñar las mañanas. La carga del despertador se dispara, se aviva, en forma de letras desperezadas.

14 comentarios:

  1. Deberían dejarnos tranquilos con tanta moda de los cambios horarios; aunque es bien cierto que el actual es más natural que el horario de verano, que a las nueve de la noche todavía es de día. Eso dicen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, aunque a mi las tardes de verano me gustan laaaaaargas.
      Besicos, Cayetano siempre incondicional en mi ventana.

      Eliminar
  2. Pues a mi me gusta...el horario.
    Como decía la abuela de Mila: Por detrás tentación, por delante arrepentimiento.
    Besos,Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca había oido esa expresión, será norteña...
      Besicos Jesús Ángel

      Eliminar
  3. Lo peor, los segundos que se pierden ajustando relojes. Esos no se recuperan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acertada apreciación, amigo..
      Besicos murcianos.

      Eliminar
  4. Un rigor que cumplimos cada otoño, que por mucho que nos expliquen que resulta muy útil y se ahorra nadie acaba de entender. Tus letras sí que se comprenden y disfrutan.
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  5. Hola Mari Carmen, ha pasado tiempo, pero después de la jubilación, volvemos con renovadas energías, yo con un ala rota, esperando que se mejore. Tú en tu azul inspirador ...
    Nunca me ha costado trabajo madrugar, me gusta mucho el día.
    Un abrazo fuerte amiga, nos seguiremos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga Rosario por seguir asomándote a mi ventana.
      Besicos

      Eliminar
  6. Cambiando la hora quizás consigamos cambiar alguna otra cosa, en su defecto, en esta ocasión 60 minutos de regalo, que pueden ser de ternura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá cambiar las cosas fuera tan fácil cómo cambiar la hora, aunque nos cueste.
      Besicos, amiga PIlar V

      Eliminar

  7. Lo que veo no engaña al ojo. La foto es estupenda, aunque la mejoraría dando un formato 1x1 para repartir mejor el 'aire'
    Cambiar la hora siempre me lleva a desear un cambio profundo: racionalizar los horarios y volver a nuestro huso horario, no el el Eje fascista.

    Un abrazo, Cabopá

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besicos para ti amigo, gracias por los consejos fotográficos, cómo me gustaría tenerte más cerca para preguntarte. Y sí, lo del horario es un EJE, ja,ja,ja...

      Eliminar