No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. Oscar Wilde

lunes, 20 de junio de 2016

PRIMAVERA DE MICRORRELATOS INDIGNADOS: REFUGIADOS




Saben a sal

Desde la barcaza se escuchan gemidos de miedo, llantos de niño. Una madre abrazada a su hijo señala, “Mi hijo sabe a sal” mientras le tienden una mano desde la balsa salvavidas. Llegaron al alba de calma negra. Un mal sabor empañado. Alcanzan la isla de Lesbos, dios patrón de tierra, nieto de Eolo que resopla vientos. Puerta de entrada, acaso puente, para personas que huyen de una guerra en la que no quieren morir. Mojados, agotados, ateridos del frío azulado, el piélago los arrastra con soplos insolidarios, donde ni siquiera queda sitio para enterrarlos. Entonces, saben a muerte, sin más.

*********************************************************************************************
Esta es mi aportación a la propuesta de Miguel Torija para PMI junio 2016

7 comentarios:

  1. Que triste y realista lo que cuentas. Algún día nos los exigirán ¿no hiciste nada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ximenx por tu comentario, por ser el primero. Da gusto y sabe bien ver nuestros blogs activos una vez más a propósito de las injusticias...

      Besicos

      Eliminar

  2. Hermoso texto, un merecido homenaje a tantas víctimas de nuestra falta de solidaridad, una merecida condena a tantos gobernantes que en sus manos tienen el poder de cambiar las cosas.

    Un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  3. Cabopá, estremece cómo narras un desembarco que debería ser al Paraíso, pero que por culpa de nuestros dirigentes, es un tramo más del infierno del que huyen esos refugiados de la muerte.

    Ojalá, todos las travesías por el mar fuesen de recreo.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  4. Saben a sal. A muerte. A Soledad y desesperación. Es una buena causa para abrir blogs. Besicos

    ResponderEliminar
  5. Sabores que no tendrían que darse y son el pan nuestro de cada día, y no se nos debe olvidar que hay que recalcar lo de "nuestro".
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
  6. Y los dioses no se apiadan de ellos. Estarán dormidos seguramente.
    Saludos.

    ResponderEliminar