No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. Oscar Wilde

lunes, 13 de marzo de 2017

ZUMO DE NARANJA (Reposición)

Silvia todas las noches le habla al oído. Mientras, él duerme plácidamente como un bebé recién bañado. Se acerca entre las sábanas, se pega cuerpo a cuerpo y la tela estampada cambia de color. En esta fotografía nocturna, la Luna se asoma entre los visillos de la ventana, dejando pasar la luz que refulge en la bóveda del mundo. En el interior de la casa las candelas están apagadas hace rato; las palabras se despiertan cercanas y suaves entre las sabanas de colores cálidos, se fusionan en un caleidoscopio muy singular y fácilmente reconocible.
Por la mañana, los rayos de sol iluminan sus facciones en un gozoso despertar. Siente como la cara se le templa. Abre los ojos se da la vuelta, extiende los brazos. Piensa los colores del día. Dando un salto se pone en pie. De fondo suenan las noticias en la cocina, se oyen sonidos conocidos. Camina por el pasillo flotando entre los versos que le rondan desde la madrugada y llega hasta allí, donde el exprimidor gira y suelta el zumo de una naranja fresca que, huele a recién cogida. Se acerca por detrás y besa la nuca de quién está preparando el elixir que la despierta cada mañana.





Con este relato de 2010 celebro los 8 años 8 que mi ventana esta abierta. ¡Muchas gracias a todos!

16 comentarios:

  1. No sé si tu naturalidad y serenidad emanan de un estado de felicidad o viceversa. En cualquier caso me alegro por tí. Estupendamente escrito. Besicos.

    ResponderEliminar
  2. No me ha quedado claro quién está preparando el zumo a quié.

    si a me me dicen palabras bonitas mientras duermo, no me importa exprimirlo yo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Va a ser entonces el zumo de la naranja el secreto de que todo vaya sobre ruedas. No hubiera imaginado esa propiedad del fruto mediterráneo. ¿O será al revés y son las caricias y las palabras susurradas al oído las que llevan como recompensa un zumo matinal?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. La piel de un niño recién bañado tiene un olor tan delicado...

    Describes sensaciones tan magnícamente que me embrujas. Dejo pegados mis ojos en la superficie d ela pantalla y no puedo alejarlos hasta que tus líneas concluyen.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Preciosa descripción de sentimientos y vivencias compartidas, vividas al unísono....
    Encender y apagar la candela...hace tiempo que no usaba ese vocablo...es bonito....
    Buen comienzo de dia... salud!!!!

    ResponderEliminar
  6. Cabopá, un texto muy bien escrito. Eliges unas palabras que me agradan:candelas, cercanas, gozoso, elixir, cálidos... y especialmente caleidoscopio.
    Ya sabes lo que pienso, quien sabe escribir así, que escriba.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  7. Un buen zumo de naranja por la mañana es lo mejor para empezar bien el dia , independientamente de quien te hace ese zumo .

    Besos desde Madrid ( por unos días)

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué tiene más vitaminas afrodisiacas: el amor o el zumo de naranja? El zumo exprimido con amor es lo mejor, no cabe duda. Qué bien lo cuentas... Da gusto leerte.
    Me encanta el zumo de naranja natural, no soporto los envasados, salvo los de ViveSoy, por aquello de la soja, que dicen es tan buena para nosotras. A saber... Y esa gozada de la piel recién duchada, sobre todo cuando calor, ah, qué gusto... Pequeños placeres que son todo un lujo al alcance de cualquiera.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. me gusta sobre todo el olor del azahar,las naranjas tambien pero prefiero que me las den escurridas
    jijiji


    PD:ok a lo de las pistas,ya sabes por donde ando yo, aunque paso con frecuencia por el MM,con bastante mas de lo que cress
    otro dia mas pistas
    un saludo gordo

    ResponderEliminar
  10. Siempre me han gustado las escenas de interior de una casa y sobretodo las narradas en la cocina. Será porque los mejores cuentos que he leído iban provistas de una. He tenido tres casas, una después de otra y en cada salto iba buscando una cocina más grande, es más, iba buscando una cocina con casa. Aquí, en tu relato, la cocina ocupa media casa, pero también me parece la casa entera. La descripción le ronda a la vida con el olor del zumo de naranja o el beso en la nuca. Me encanta.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito. Que bien juegas con las palabras, me encanta. Y ese color naranja,, precioso. Un besazo guapa.

    ResponderEliminar

  12. Ocho años son muchos. No sé si he estado aquí desde el principio, pero estaré ocho años más.
    Felicidades.

    besicos
    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  13. SIETE AÑOS después digo lo mismo: " quien sabe escribir así, que escriba". Besicos, Cabopá.

    ResponderEliminar
  14. Felizcumpleblog, Maricarmen, ya sabes que entro por aquí, te pierdo, regreso de nuevo...pero lo que nunca cambia es que siempre disfruto con tus relatos y fotos.

    Una crónica luminosa de lo cotidiano con olor a naranja, a sábanas tibias, a hogar.

    Un beso,

    ResponderEliminar