No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. Oscar Wilde

miércoles, 24 de agosto de 2011

CHUMBOS

Ya creía yo que este año no los probaba pero, a pesar de la "cochinilla" que lo está exterminado, en el Campo de Cartagena, todavía quedan algunas chumberas vivas. Todos los veranos vamos a la casa donde nació mi madre y mi prima muy generosa nos corta "higos de pala" así los llamamos por aquí... Y que ricos que están.
Tuve la suerte de encontrarme con mi amigo Pablo, él tiene la suerte de no haberle llegado la plaga a sus paleras y me regaló estos magníficos higos chumbos

También tengo la suerte de tener una maestra ( mi madre con 90 años) en el arte de pelarlos con mucha maestría, algo que no sabemos hacer mucha gente... Yo sólo sé comerlos y disfrutar de su dulzor y textura. Me sientan de maravilla, eso de que...nada de nada.

Pablo y Fina Gracias por ser como de la familia.
¡¡Gracias por vuestra generosidad!!

12 comentarios:

  1. En los enlaces de "mi prima" y "Pablo y Fina" podéis ver las chumberas y el jardín...

    ResponderEliminar
  2. Estos chumbos me han recordado a mi padre, a él le gustaban mucho y a mí también, siempre los pelaba para nosotros, me parecen un manjar.

    Me acabas de poner los dientes largos, mala.

    besitos.

    ResponderEliminar
  3. Ay cabopá!!! Que recuerdos, lo que le gustaban a mi madre y las pocas veces que se encontraban por aquí. Disfrútalos.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. Tu madre es una joya!!!!! igual pela tomates para hacer gazpacho (eso sí, con toque especial) que pelas unos higos cumbos... Aqui en Valencia también se llaman paleras. Las nuevas generaciones ya no lo conocen.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. ¿Sabes que nunca he probado los higos chumbos? Sin embargo los otros me encantan. Deben de estar buenos. Suerte que tienes quien los pele.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tu madre es un tesoro. Cuídala bien.
    En cuanto a los higos de pala, me recuerdan a mi infancia, a los veranos, a agosto en el pueblo de mi padre. Qué de higos se tomaban...
    Los que te han regalado tienen una pinta estupenda, así que buen provecho.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  7. Aquí son higos chumbos. Aunque la hija de cinco años de una amiga mía, les dice higos chungos...
    A ver si me acuerdo y pongo una foto en mi blog de unos que tenemos en casa. Lo curioso es que estas palas no tienen espinas grandes, sino casi inapreciables.
    Que disfrutes de tu mamá y de los chumbos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. pelarlos es todo un arte.
    una pena lo de calblanque(aun tengo que ir a las baterias)
    te leo cuando puedo
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. jejej, me has dado, me has dado...me encantan...yo la verdad que éste año por Los urrutias si han venido vendiendo...y me he puesto tibio...me voy a comer uno...y un beso a tu madre....seguimos...que parece que tiene arte para pelarlos...

    ResponderEliminar
  10. Siempre digo que a mi me gusta tó (hablando de comida). Esta entrada me ha recordado que no es así. Es verdad que estos higos son el verano. Besos.

    ResponderEliminar
  11. A mí me encantan, pero las casi invisibles pinchas me aterrorizan; en el Puerto antes pasaban vendedores que así les comprabas te los pelaban con una maestría que siempre me admiró. También lo recuerdo en La Alberca, hace muchos años.
    Este año no los he probado aún.
    Higos de pala, mediterráneo dulce,tan llenos de piñones...
    Un besico

    ResponderEliminar
  12. Nunca los he probado, eso de los pinchos me daba un poco de respeto, ahora que veo vuestra maestría pelando... igual me atrevo a comerlos para la próxima ocasión.

    Los higos, los que no son chumbos sí que me chiflan.

    Un beso,

    ResponderEliminar