No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. Oscar Wilde

sábado, 26 de enero de 2013

POSTAL / 26






Ya las palabras que sin olvidar quedan, son las de los silencios de los pasillos, las de los ruidos de la cocina, las de los susurros en las madrugadas celadas, las que no se dicen por el camino, las que se quedan en el olvido, las que se cosen en los vestidos, las que se adhieren en la piel, las que rozan en las puertas y ventanas, las que las plantas escuchan al respirar, las que cuenta el reloj de pared con el paso del tiempo…Las que están en los libros, las que quedan escritas en los cuadernos, las que hablan solas por las aceras desgastadas, las que quisieras decir y no puedes, las que te llevan mar adentro, las que viajan contigo en el tren. Todas, todas, están en la memoria y en el recuerdo, quedan.

12 comentarios:

  1. Dice mi editor que tengo las postales abandonadas y que por lo menos para publicar debo llegar a las 50 ya quedan menos...Ya van 26 sin contar la 00...

    ResponderEliminar
  2. Palabras que quedan en la retina, palabras amables, palabras enredaderas...Preciosas tus palabras Cabopá.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Hermoso Carmen. Me han gustado esas palabras que se cosen en los vestidos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que no se las lleve todas en el tren de las palabras, y de que las que están permanezcan en el recuerdo, cosidas a un vestido, o disimuladas en el tic-tac del reloj de pared.

    Bella colección de postales y buenísima la recomendación de tu editor.
    Ya quedan menos para las 50, ¡ánimo! que este año nos impregnas de postales al aire que yo recogeré muy gustosa con mi cazamariposas.

    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Iba a decir algo, pero eran sólo palabras y han quedado en el olvido. Mejor releo lo tuyo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muy hermosas tus palabras sobre las palabras. Me encantan los silencios de los pasillos y en general los silencios que no pueden ser mejorados con las palabras.

    ResponderEliminar
  7. Esas flores me suenan.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  8. Y a mí me han gustado esas palabras que escuchan las flores al respirar.
    Bella postal, Cabopá.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. ¡Cuán cierto, Cabopá!

    Un abrazo y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  10. Esas palabras que las plantas escuchan al respirar....precioso Cabopá.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ya quedan menos...

    Son preciosas.

    ResponderEliminar
  12. Hermosas palabras que pronto abandonarán la memoria y los recuerdos para cobrar nueva vida.
    Muy bonita esta postal también. Ya quedan menos !!! Ánimo !!!
    Besos, Cabopá !!!

    ResponderEliminar